Gabby's Wordspeller™ - Phonetic Dictionary

Prólogo

Gracias al accidente de bicicleta que tuve al regreso a casa del Colegio Evergreen State Collage donde estudiaba y estaba por terminar mi carrera en Comunicaciones. Este accidente me ocasionó problemas muy serios a mi espalda, los cuales me mantuvieron inválida en cama por año y medio. Durante ese tiempo mi vida y aspiraciones se vieron truncadas en su totalidad. Un día común y corriente estando yo en cama y viendo correr el tiempo y sin yo poder hacer nada por mi misma, repentinamente entra mi hija Gabrielle a mi cuarto, se dejó caer en una silla, se mostraba molesta, iracunda y empezó a sollozar tan fuerte hasta el punto de salírsele las lagrimas y empezó a decirme con desesperación y nerviosismo que debía escribir una tarea para una de sus clases y que esa tarea le llevaría toda la noche realizarla y que aún tenía mas por hacer. Yo la observaba desde mi cama incapaz de poder ayudarla. Este era su primer mes en la escuela. Ella estaba en lo cierto!… Habíamos tenido estos problemas desde sus inicios en el kinder, pues tenia problemas de lectura, su nivel era muy bajo.

Jamás había sentido tanta desesperación e impotencia al mismo tiempo en toda mi vida. Siendo madre y padre al mismo tiempo (madre soltera), mis hijos eran para mi todo en este mundo. En Septiembre de 1997 nos vimos mis hijos y yo en los peores momentos de nuestras vidas, sin esperanza, ni ilusión alguna, olvidándonos de aquellas cosas bonitas que solíamos decirnos y manifestar a cada momento… que siempre saldríamos adelante ante cualquier situación… todo eso se había esfumado para siempre.

Fue en ese preciso momento en donde sentadas y sollozando, exhaustas de toda esperanza para poder darle solución alguna a nuestro dilema… de pronto Gabby se le ocurrió una de las mas inteligentes soluciones posibles para ese preciso momento y me dijo… ¿Mamá,porqué no me escribes un diccionario en donde se puedan deletrear las palabras en la manera que las escucho y así yo pueda escribirlas?… me quede atónita y sorprendida ante ese cambio tan repentino de actitud, que lo único que pude responderle en ese momento fue… de acuerdo lo haré!!

Y a partir de ese momento fué a lo que me dediqué de tiempo completo y en cuerpo y alma, a pesar de mis limitaciones. Una alma bondadosa, como las que hay siempre en algún lugar del mundo, se ofreció a regalarme una computadora (lap top)… y con esto yo pude comenzar a hacer un buen trabajo y finalmente terminar este libro 11 años mas tarde.

Quiero agradecer también… por supuesto, a mis hijos quienes aguantaron esos duros tiempos de pobreza y carencias mientras yo estaba en cama. Probablemente yo no estaría con vida ahora (contando con esos momentos de desesperación durante mi recuperación) sino hubiera sido por Marshall Alexander Andersen Hatfield, quien con esa actitud positiva, y amorosa, fue un ángel con grandes alas que vino a mi vida en los momentos que yo más lo necesitaba.

A mi quiropráctico, Craig Chepple D.C., quien a diferencia de los neurocirujanos que dijeron que yo no volvería jamás a caminar, el hizo el milagro de ponerme de nuevo en pie, en un tiempo de 2 meses. Muchas gracias!!

Este libro tiene una dedicatoria muy en especial para mi hija Gabrielle, también para todos aquellas otras personas en el mundo que deseen encontrar en este libro un apoyo, para cuando empiecen a navegar por los grandes y profundos mares del aprendizaje del idioma inglés.

Siempre estaré agradecida al Club de Leones por su ayuda incondicional para con mis hijos, y para conmigo, siendo yo una estudiante y madre soltera, ellos nos ayudaron tanto en ese tiempo, es por eso que deseo que ellos reciban la mayor parte de lo que se recaude en las ventas de este libro.

Y a mi gran heroína la Dra.Marlene Inverso, optometrista y especialista de niños con lento aprendizaje, pues sin su gran ayuda, paciencia, cariño y cuidados no hubiera sido posible nuestra pronta recuperación.

Mil gracias a todos y cada uno de los miembros del Club de Leones que hicieron posible que a mi hija Gabrielle le dieran cita con la Dra. Marlene Inverso, sin su intervención nada hubiera podido lograrse.

Después de 3 semanas de visitas, exámenes, y ejercicios para sus ojos, mi Gabrielle finalmente se curo...a la edad de 14 anos.

Nuevo libro de diccionario fon├ętico! Haga clic en este enlace